El diario cumplirá su 150 aniversario dentro de cuatro años y en ese tiempo lo ha visto todo, lo ha vivido todo y lo ha contado todo en un reflejo perfecto de la Comunitat Valenciana

Hay una enorme diferencia entre deslizar el dedo por la pantalla del smartphone para informarse, a través de la web de Levante-EMV o de cualquiera de sus redes sociales, de la última hora y aquellas cuatro páginas -sábanas, literalmente- con que salió a la calle el primer Mercantil Valenciano, en 1872. ¿Enorme? Enorme en lo formal, pero quizá no tanto en lo esencial. Si por esencial entendemos contar lo que pasa en el mundo, en la Comunitat Valenciana. Tres siglos atraviesan la mirada de un diario -el de hoy, el del siglo XXI, un concepto mucho más amplio, a la medida de sus lectores, una oferta multimedia y multiplataforma, en papel, en web, en publicaciones especializadas o medios audiovisuales- que ha sido -y es- testigo y parte de la historia de los valencianos, que no se entiende sin ellos, y al revés.

Porque la historia de Levante-EMV -curioso para quien es adalid de la inmediatez- arrastra un largo pasado detrás. Arranca en la Valencia burguesa de 1872, cuando se edita El Mercantil Valenciano, hijo a su vez del Diario Mercantil. Pero es que siempre hay una primera vez. O muchas primeras veces. Sobre todo para los pioneros. La primera ‘foto’ que se publicó en DMV fue un grabado publicado el 30 de mayo de 1852 (no solo aquí, fue el primer antecedente en la prensa en España). La primera portada en color anunciaba la declaración de la Primera República, el 14 de abril lógicamente, y lo hizo sustituyendo la tinta negra por tinta roja (muy ad hoc). El primer anuncio-anuncio data del 8 de octubre de 1844 y era de la compañía de gas, del alumbrado urbano, etc, etc.

En siglo y medio de historia -que celebrará dentro de apenas cuatro años- Levante-EMV lo ha vivido todo, lo ha visto todo y, sobre todo, lo ha contado todo: monarquías y repúblicas, dictaduras, golpes de Estado, la transición, la democracia, la construcción de las autonomías, la recuperación de la identidad de los valencianos… La redacción ha tenido que hacer frente, a menudo liderando la actualidad nacional, a tremendas coberturas informativas, cuando el cielo ha castigado estas tierras (Riada de 1957, Pantanada de Tous en 1982 y tantos otros desbordamientos y lluvias torrenciales), cuando el horror se ha cebado en sus gentes, como el triple crimen de Alcásser, hace ya más de 25 años pero imposible de olvidar, o cuando ETA dejó aquí sus regueros de sangre, o el accidente del metro de València, al que el periódico dedicó -y sigue dedicando- páginas y páginas, horas y horas, días y días, semanas y semanas, meses y meses, años y años de investigación. También cuando los grandes eventos pusieron a València en el mapa -Copa del América, Fórmula 1, visita del Papa, Fallas Patrimonio de la Humanidad, etc- o cuando, en cambio, lo hizo la corrupción -rama valenciana del caso Gürtel, caso Cooperación, caso Ivex…-

LA HISTÓRICA PORTADA DEL ACCIDENTE DE METRO DE VALÈNCIA

En este tiempo, Levante-EMV se ha hecho a la Comunitat Valenciana como una segunda piel, se ha ido construyendo a su imagen y semejanza. Elevando el localismo a la categoría de hiperlocalismo. Llevando la información a cada rincón. Desde la primera delegación, la de la Safor, hasta las siete que tiene en la actualidad. La ‘marca’ Levante-EMV hoy viaja a la velocidad de la luz en internet, se mueve en los bolsillos de los lectores, sin dejar de ser tampoco el que era, el ejemplar impreso, modernizado, remaquetado, en color, cargado de suplementos… La respuesta de los valencianos es preferir los 213.100 lectores diarios, según el último Estudio General de Medios, lo que le convierte en líder en la Comunitat Valenciana. O más de tres millones de usuarios únicos en el mes de septiembre de 2018 en su edición digital.

1834

El 19 de noviembre se imprime, en la calle Bordadores, el primer ejemplar del Diario Mercantil de Valencia.

1872

Tras una operación para liquidarlo, en abril resurge como El Mercantil, luego El Mercantil Valenciano.

1936

En agosto, El Mercantil es incautado por el comité ejecutivo de artes gráficas de UGT-CNT.

1939

El periódico pasa a formar parte de la Prensa del Movimiento como Levante.

1977

Levante se integra en el Organismo de Medios de Comunicación Social del Estado. paso previo a su privatización

1984

Disuelto Medios de Comunicación Social del Estado, Levante es adjudicado a Editorial Prensa Valenciana.

1989

El 7 de mayo Levante recupera la cabecera de su antecesor histórico El Mercantil Valenciano.

1990

El 15 de noviembre se inaugura el Club Diario Levante, para exposiciones, conciertos, conferencias, etc

1991

El diario empieza a salir los lunes a partir del 11 de marzo. Doce días después, nace Levante de Castelló.

1997

Levante-EMV llega a internet por primera vez. Es uno de los primeros diarios valencianos con página web.

2012

Levante-EMV celebra su 140 aniversario con un gran acto y un suplemento especial.

2014

Aitor Moll es nombrado consejero delegado de Prensa Ibérica.

2017

Se instauran los premios anuales Levante-EMV Prensa Ibérica con 7 categorias y un premio del año.

2018

Lydia del Canto se convierte en la primera directora del diario en sus 146 años de historia.