Las personas que integran una sociedad concreta no pueden nunca permanecer ajenas a la realidad que las rodea. Lo que sucede en su entorno, los problemas que aquejan a los que tienen más cerca, sus iniciativas, sus aspiraciones o las nuevas realidades que plantean retos constantes en todos los aspectos de la vida cotidiana. Son la savia del cambio en las sociedades contemporáneas y ser conocidos, debatidos o puestos en cuestión. El periodismo debe estar ahí, garantizando la libertad de opinión, de expresión y de información, y haciendo suya la voz de todos y dándole difusión con rigor y veracidad.

Prensa Ibérica cuenta con una trayectoria de 40 años de trabajo y de ilusión. Para los valencianos, una de sus imágenes más reconocibles es la cabecera de Levante-EMV, un diario que forma parte de nuestra vida diaria y que ha conseguido afirmarse como una de las voces más destacadas dentro del panorama valenciano de los medios de comunicación.
La lectura diaria de las informaciones que proporciona Levante-EMV, de sus artículos de opinión, de sus reportajes y de los comentarios que refleja son un acto básico diario, con el que empezar el día, para muchos miles de valencianos entre los que yo mismo me incluyo. Levante-EMV ha contribuido durante años con su trabajo a esa tarea común de hacer posible una Comunitat Valenciana más cohesionada, más unida y más consciente de su realidad compleja, cambiante y diversa.

La trayectoria de Levante-EMV durante estos años que coinciden con una etapa fructífera y esperanzadora para nuestra tierra merece el reconocimiento de todos. Su carácter de agente social al que ninguna reivindicación le ha resultado ajena, desde el Corredor Mediterráneo a una financiación justa para la Comunitat Valenciana, se ha puesto de manifiesto en un gran número de proyectos concretos, de debates, de polémicas y de análisis. Y en todo ese trabajo constante siempre ha estado muy presente su vocación de servicio a una sociedad que está articulada a partir de realidades muy distintas, en todos los sentidos; pero convergentes.

El equipo de periodistas de Levante-EMV nos ha enfrentado a diario a nuestra propia realidad, con sus luces y sus sombras

El equipo de periodistas de Levante-EMV ha dado voz a la realidad local de pueblos, comarcas y ciudades. Ha llamado la atención sobre problemas concretos que precisaban de soluciones urgentes y efectivas.

Nos ha enfrentado a diario a nuestra propia realidad, con sus luces y sus sombras, siempre desde un punto de vista riguroso y constructivo. Denunció la corrupción y el desgobierno en los años negros de nuestra Comunitat. Es exigente con las medidas de regeneración democrática y renacimiento social, económico y cultural que estamos tratando de impulsar y consolidar.
Tiene una sensibilidad por las cuestiones locales y próximas a los ciudadanos, que se ha puesto de manifiesto en un gran número de ocasiones y que ha sido objeto de múltiples reconocimientos, pero de todos ellos el más importante es el que proporcionan los datos de difusión y de influencia en nuestra sociedad.

Nuestra Comunitat es una realidad viva y dinámica que se construye a diario en todos los ámbitos. Vivimos en un mundo en constante transformación, cada vez más próximo e interconectado. Es preciso que sepamos conciliar entre todos las diversas realidades que dinamizan nuestra sociedad. Tenemos una lengua, una cultura y una identidad de las que nos sentimos orgullosos; pero somos igualmente conscientes de que vivimos en un mundo global, en el que no tiene sentido aislarse o defender un proteccionismo empobrecedor.

Queremos una Comunitat abierta plenamente al mundo, multilingüe. Queremos formar parte de una sociedad libre, avanzada y plenamente integrada en el desarrollo económico, científico y técnico de vanguardia.

También un ámbito como el de los medios de comunicación. En ese sentido nos sumamos a la apuesta que Prensa Ibérica viene realizando en estos últimos años para trasladar su oferta informativa a los nuevos espacios que ofrece la era digital, con el objetivo de acercar aún más a sus lectores sus contenidos.

Libertad de expresión, rigor, proximidad, independencia y compromiso con la sociedad serán parte de ese itinerario que llevará a la prensa hacia nuevos escenarios de futuro. Me sumo desde aquí a la celebración que une al equipo de profesionales de Prensa Ibérica por sus 40 años de esfuerzo y dedicación al periodismo y les envío desde aquí mis mejores deseos para ese gran reto que han emprendido de proyectar a través de las nuevas tecnologías toda su experiencia y su capacidad para servir desde el ámbito de la comunicación a toda la sociedad valenciana.