Los agentes y canales promotores de la economía valenciana configuran la columna vertebral desde los pueblos y ciudades de l’Horta Sud. Nuestra comarca ha sido históricamente el eje social de una actividad económica esencial para el crecimiento, basada en la tierra, en la artesanía y en la capacidad para impulsar un modelo logístico que aprovecha la cercanía a los mercados, al puerto y al aeropuerto. L’Horta Sud ha sido y es una comarca de oportunidades, de integración y de desarrollo social sin parangón. Sin embargo, las ventajas entre nuestros pueblos y la ciudad de València se han visto muy descompensadas en las últimas décadas, justo cuando crecíamos a mayor ritmo que la propia ciudad. A través del Diagnóstico Territorial que presentamos hace ahora un año, sentamos las bases para mejorar la equidad de recursos y herramientas, empezando por defender unos mejores medios de transporte y nuevas plataformas de emprendimiento.

L’Horta Sud es una comarca de base obrera; y hoy somos pioneros en el sector tecnológico, hemos tomado las riendas de la modernidad industrial, y apostamos por renovar el modelo de servicios para ser referentes de vanguardia y conectividad. Para todo ello necesitamos un empuje; desde las administraciones debemos seguir luchando por un modelo de área metropolitana policéntrico, basado en un esquema radial que nos permita prescindir del paso por València para desplazarnos entre nuestros pueblos. Necesitamos crecer en comunicaciones para poder ser aún más líderes.

La Mancomunitat de L’Horta Sud seguirá poniendo en marcha servicios para favorecer una comarca más justa, igualitaria, y así recuperar la idea de tierra de oportunidades que propició nuestro crecimiento.