Si alguna cosa ha aportado Prensa Ibérica al desarrollo social de Cullera durante estos 40 años ha sido darnos voz y visibilidad a través de la edición comarcal de Levante-EMV – La Ribera. Sin sus profesionales y su red de corresponsales, muchos de nuestros problemas y reivindicaciones sencillamente no habrían trascendido y, por tanto, muchas de las soluciones tampoco habrían llegado.

Levante-EMV ha sido pionero en la creación de un modelo de información basado en la proximidad, un valor diferenciador que ha generado no solo un público lector fiel sino también una vertebración y conciencia de comarca imprescindibles en el desarollo social y económico de estas últimas décadas.
En un momento como el actual de profundas transformaciones y de redefinición del papel de la prensa, quiero hacer apología de la información comarcal de calidad. Sin ella, estamos abocados al silencio y a convertir el periodismo de proximidad en una suerte de escribanía alejada de su labor de fiscalización del resto de poderes.