El Valle de Ayora-Cofrentes ha sido la comarca más desconocida y olvidada en el transcurso de los últimos cuarenta años. Maltratada informativa y económicamente desde 1979, año en el que se produjo en Ayora uno de los mayores incendios ocurridos en la Comunitat Valenciana, con una superficie quemada de 38.800 hectáreas, pasando por la Gran Riada del 20 de octubre de 1982, ocurrida 20 horas antes de la Pantanada de Tous. Esto no lo sabían ustedes, ¿verdad? Pues sí, 20 horas antes, Ayora y su Valle ya lo habíamos perdido todo, incluso algunos familiares y amigos, pero esto no era importante. Esta comarca prácticamente no existía.

En 1984 se puso en marcha la central nuclear de Cofrentes, con el consiguiente auge, en los años de su construcción y hasta ahora, de la economía en nuestro Valle, dependiente de esta infraestructura para poder subsistir y afianzar una población, que en estos momentos se siente amenazada con el anuncio de su posible cierre en unos años.

Pero el Valle de Ayora-Cofrentes es una comarca con un potencial extraordinario. Parajes Naturales, pueblos con encanto, rutas turísticas, patrimonio cultural y otros muchos tesoros que están por descubrir para muchos, que, últimamente, han oído hablar de ellos a través de «El Primer Corte de la Miel» de Ayora o el Turismo activo de Cofrentes.

En estos años, con el Grupo de Prensa Ibérica (Levante-EMV), hemos podido conocer algunos hechos de esta bendita comarca. Seguro que con la nueva publicación de las comarcas valencianas conoceremos en profundidad el Valle de Ayora-Cofrentes y servirá para que nos valoren y nos visiten. Brindo por estos 40 años y por otros 40 más de buena y rigurosa información.